Tavarone: Con la reforma de la Carta Orgánica solo buscan perpetuarse en el poder el actual Intendente y los Concejales

La reforma de nuestra constitución local – Carta Orgánica – no es poca cosa y no debe ser considerada a la ligera ya que, sobre los doscientos sesenta y cinco (265) artículos actualmente vigentes, más su preámbulo y diecinueve (19) disposiciones complementarias y transitorias se pretenden reformar ciento seis (106), treinta y ocho (38) de la parte dogmática y sesenta y ocho (68) de la organizativa.

La pretendida reforma parcial, a luz de la cantidad y naturaleza de cada una de las normas alcanzadas es en realidad casi total, con todo lo que, una vez hechas efectivas las modificaciones a introducir, e implicará para la relación que mantendrán en las próximas dos (02) o tres décadas los vecinos y habitantes de la ciudad de Ushuaia con su Municipio.
Una convocatoria a reforma, como la aquí referida tiene innegable trascendencia institucional, e implicancias actuales y futuras consecuentemente todo el proceso que se desarrollo para arribar a la misma debió ser llevado adelante por todos los actores intervinientes con la mayor de las responsabilidades y seriedad que ameritaban las circunstancias del caso.
Por sobre todas las cosas, debieron respetase los valores y principios plasmadas en la misma, respetando fundamentalmente el carácter participativo que a lo largo y ancho de todo su articulado impregna a nuestra Carta Orgánica Municipal y que la hace distinguir del resto de sus pares, en cualquier circunstancia, debe ser defendido a rajatabla.
Nuestra Carta Orgánica, como sostienen prestigiosos autores, en el orden local es el verdadero contrato social que, en el ámbito de la ciudad de Ushuaia, rige la relación que permanentemente se establece entre los vecinos y su Municipio y consecuentemente como ocurre cualquier otra texto constitucional (Nacional, Provincial o Municipal), toda reforma que se intente debe surgir de los más amplios consensos que necesariamente deben darse entre los distintos sectores que conforman a la sociedad cuyos destinos debe regir.
Esta exigencia trasciende claramente al mandato de los actuales concejales y por lo tanto la tan mentada necesidad de proceder a su reforma no pudo surgir de la decisión adoptada por una mayoría de ellos, (2/3 de los integrantes del cuerpo) reunida para sancionar la ordenanza constitucionalmente requerida para declarar la necesidad de reforma parcial y habilitar el inicio del procedimiento correspondiente.

La Ordenanza 5958/21 que así la declara y concretamente involucra a tamaña cantidad de Artículos nació malparida.
En su proceso de formación no solo no se cumplimentó el procedimiento constitucional que respecto a todo Proyecto de Ordenanza en general manda observar la Carta Orgánica que se pretende reformar (Art. 245°) lo que además por el especialísimo objeto de esta Ordenanza en particular debió respetarse rigurosamente sino que, los que es más grave aún, tampoco se dio cumplimiento al trámite administrativo que estatuye el reglamento interno del Concejo Deliberante que con carácter obligatorio debió darse a todo asunto de naturaleza análoga al que aquí nos ocupa.
Lo concreto es que, incurriendo en ejercicio abusivo de las potestades conferidas por el Artículo 106° del Reglamento Interno, norma de dudosa legitimidad a la luz de lo reglado por la citada norma de la Carta Orgánica (de superior jerarquía y naturaleza) que permite la incorporación y tratamiento en sesión de asuntos que no figuren en el orden del día y se encuentren para estudio de algunas comisiones a cuyos fines solo requiere los 2/3 de los votos de los concejales presentes, el Presidente del Concejo Deliberante de la Ciudad de Ushuaia e Integrante del Bloque del Frente Para la Victoria, Don Juan Carlos PINO, durante el desarrollo de la Décima y última sesión ordinaria del ejercicio legislativo 2021 el día 15/12/21 transcurridas las 14,14 horas, luego de haberse tratado XXVIII asuntos diversos, en forma intempestiva, tal y como consta en las partes pertinentes de la versión taquigráfica mociona concretamente como asunto XXIX “…traer… el asunto 628/2021… del año 2018 para ser tratado, los que estén por la afirmativa a mano alzada”.

A renglón seguido y sin más trámite se procede a la votación resultando aprobada su moción por siete (05) votos afirmativos (concejales De La Vega, Ávila, Oviedo, Romano y Pino) y dos (02) Negativos, (concejales Branca y Garramuño).

Es decir, en otras palabras que, el Bloque del Frente Para la Victoria, con el acompañamiento de sus aliados de Forja y una integrante del bloque del Movimiento Popular Fueguino (MOPOF) integra el sector del partido que hoy gobierna en alianza la Provincia, en alianza con el actual intendente de la ciudad lograron habilitar haciendo uso de las peores prácticas a las que lamentablemente nos acostumbra gran parte de la clase política, sin dictamen ni participación vecinal alguna el tratamiento de una cuestión tan trascendental naturaleza como lo es la declarar la necesidad de proceder a la reforma de la Carta Orgánica Municipal de nuestra ciudad contradiciendo a todas luces su letra y espíritu esencial, basta simplemente para arribar a tal conclusión con leer las declaraciones que, entre otros, contienen sus Artículos 4° (Organización del Gobierno) y 7° (Soberanía Popular).
Pero además, luego admitirse su inclusión y posterior tratamiento el Presidente del cuerpo sorprendentemente afirma que “…se va a dar lectura al proyecto con la modificaciones introducidas…”.
Es decir, empleando claramente un ardid, esa autoridad incumpliendo los deberes que el reglamento le impone sirviendo sólo a los intereses del sector político que integral, introduce amañadamente para tratamiento noventa y cinco (95) artículos adicionales al proyecto invocado desconocidos, por todos los integrantes de la Comisión en la que desde el 2018 dormía un largo sueño el asunto original.

Lo cierto es que el proyecto de declaración de necesidad de reforma parcial de la Carta Orgánica Municipal presentado por el oficialísimo municipal que solo incluía entre los que había que modificar a once (11) de sus artículos sorprendentemente en ese acto por arte de magia y obra de alguna mano misteriosa (No sabemos cuándo donde y como formalmente se introdujeron las mentadas modificaciones), con el necesario y triste apoyo de alguno de sus partes pseudo opositores, se convirtió ahora en el año 2021 en un proyecto de declaración de necesidad de reforma de ciento seis (106) artículos, es decir , que no nos encontramos ante el mismo asunto o proyecto original cuyo tratamiento aún sin dictamen a mi juicio ilegítimamente permite adelantar el referido Artículo 106° del Reglamento Interno SINO OTRO NUEVO Y TOTALMENTE DISTINTO.

El propio reglamento en su Artículo 117° determina expresamente que, durante la discusión en general de un proyecto o asunto, pueden presentarse por escrito otros de igual índole, al que se dará lectura con el voto afirmativo de la mayoría absoluta de los Concejales Presentes, en caso de ser rechazado o retirado el proyecto original bajo tratamiento el cuerpo resuelve si considera sobre tablas el o los nuevos proyectos o los envía a Comisión.

Esta norma no podía ser ignorada por los Señores concejales, en especial por el presidente del Cuerpo responsable de la aplicación del reglamento y aquellos que finalmente constituyeron la mayoría para la habilitar la inclusión y posterior sanción del proyecto de Ordenanza que a la postre lleva el N° 5958, lo cierto es que, reglamentariamente debió primero darse tratamiento al Proyecto Original que constaba en el Asunto 628/18 y aun cuando se admitiera durante el debate en general del mismo la presentación de otro proyecto, que además debía ser del mismo tenor que el original y no de otro total y absolutamente distinto como el finalmente plasmado, previamente debía este ser rechazado o retirado y ello lamentablemente no ocurrió, incumpliéndose de tal forma con lo que dispone el propio reglamento de observancia obligatorio para todos los integrantes del cuerpo.

De manera tal que podemos concluir, sin lugar a duda alguna que, el procedimiento de sanción de la ordenanza finalmente promulgada, que por su especialísima naturaleza debió surgir del más amplio consenso, adolece además de serias irregularidades en el proceso de su formación que, por la forma en que el mismo fue llevado a cabo, no solo constituyó una verdadera agravio a la propia Carta Orgánica Municipal sino también a los vecinos y habitantes de la ciudad de Ushuaia, llamados a participar obligatoriamente de una elección que seguramente en su gran mayoría no desean ni necesitan y en definitiva solo trasunta la voluntad de perpetuarse en el poder del actual Intendente y Concejales y concentrar la toma de decisiones en quienes hoy lo ejercen so pretexto de continuar indefinidamente el mismo. SEPA EL PUEBLO VOTAR.

Dr. Valter Tavarone.

Compartí en tus Redes Sociales

Más noticias de Somos Fueguinos